Antecendentes del rugby

El juego ha tenido desde la antigüedad, un papel fundamental en todas las sociedades. Jugar representaba un modo de aprendizaje en edades tempranas. Posteriormente, constituía una vía para liberar tensiones como sustitutivo a la guerra, obtener prestigio social o político, y fomentar el desarrollo físico, mental e incluso espiritual.

El juego de pelota, ha estado presente en multitud de lugares y culturas. Desde el Lejano Oriente hasta el Mediterráneo clásico. Desde el Subártico americano a los Andes australes. En China encontramos el cuju, en Japón el kemari, en los nativos de Norteamérica el lacrosse con raqueta, en Mesoamérica a los mexicas con el tlachtli, a los mayas con el pok-ta-pok y en la Sudamérica mapuche el palín o juego de la chueca.

CujuKemariLacrosse

1. cuju chino / 2. kemari japonés / 3. lacrosse de los choctaw de Oklahoma

Muchos de estos juegos, se realizaban mediante el pateo del balón, como en China, Japón, en toda América prehispánica, etc. Algunos se realizaban con las manos u otras partes del cuerpo por encima de la cadera, como los clásicos juegos de pelota mesoamericanos. O con objetos como el lacrosse o el palín.

tlatchli.jpg

4. tlatchli o juego de pelota azteca (Codex Borgia)

palin.jpgancient-hockey-andonis-katanos.jpg

5. mapuches chilenos jugando al palín / 6. relieve griego clásico (especie de hockey)

En Europa, los juegos de pelota estaban influidos por los juegos clásicos griegos (sphaira episkyros) y romanos (harpastum). Aunque existían otros juegos con bastones igual que el palín mapuche. Ateneo de Náucratis, escritor helenístico del siglo III d.C. nos los describe así:

“La variación llamada […] phaininda,  creo que la mejor de todos los juegos de pelota. Hay una gran cantidad de esfuerzo y trabajo en el juego de pelota, que causa gran esfuerzo del cuello y los hombros […]
Y así con gusto tomó el balón,
mientras que esquivaba a otro jugador.
Él le empujó fuera de su alcance,
mientras otro se encaramaba a sus pies.
Y por todas partes resonaban los gritos:
¡Fuera de los límites!, ¡demasiado lejos!,  ¡al  lado de él! ,
¡por encima de su cabeza!, ¡por debajo!, ¡arriba en el aire!,
¡demasiado corta! , o ¡pásala atrás a la turba!”

Ateneo de Náucratis, “El Banquete de los eruditos”, 1.14-16.

fresco de villa tardorromana siciliana

7. Mujeres practicando deportes. Fresco siciliano, de la villa tardorromana del Casale

Con la Edad Media, nos encontramos una Europa dividida entre occidente y  oriente. En occidente, había modalidades medievales con pocas reglas de juego o con la ausencia de ellas. Así encontramos el barette al sur de Francia, el lasoule al oeste, el camping de Anglia oriental en las Islas Británicas, el cnapan de Gales, el hurling de Cornualles e Irlanda y el ba game en Escocia. Estos juegos de pelota medievales de pueblo, también se denominaron mob football, village football, o “fútbol de carnaval”. De ellos viene la expresión “juego de villanos”, entendido villano como el que vive en una villa o un pueblo. Eran verdaderas batallas campales, donde la única regla general era intentar no morirse jugando.

Fútbol de carnaval medieval

8. Fútbol de carnaval medieval

En el Renacimiento, llega la renacitá. Se busca un renacer: rescatando el pasado clásico greco-latino. En algunos estados itálicos, subsistirá un modelo de juego con pelota de mano, como el denominado calcio de Florencia. En oriente, la herencia helenística de Alejandro Magno, se fusiona con los turcos selyúcidas de las estepas, en el Imperio Otomano. Aquí se difuminan estos juegos de pelota por la lucha cuerpo a cuerpo, denominada yağlı güreş.

Con la Edad Moderna comienzan los grandes imperios europeos. Tras España y Francia, el poder ultramarino que fue adquiriendo Inglaterra durante los siglos XVIII y XIX, permitieron la revolución económica y social, que afectó también al juego de carnaval  británico. Paulatinamente los ingleses se fueron asentando en América, Australia o Nueva Zelanda. Estos juegos, tenían un gran componente violento, y en muchos casos clandestino. Inicialmente se usaban manos y pies para su juego. Con el tiempo evolucionaron primeramente en el material de juego, el balón. Se adopta el caucho de América, cosiéndose a la manera latina con cuero.

Finalmente, se intentará ir normalizando estos diversos juegos de pelota, con pequeños acuerdos locales. El paso vendrá a mediados del siglo XIX, ya en el colonialismo y avanzada la Primera Revolución Industrial. Existían en Inglaterra y las colonias, muchos  juegos con pelotas. Sobre todo aquellos de carácter refinado que practicaban las élites. Las masas campesinas que migraron a las ciudades, acabaron creando una clase obrera, siendo el primer elemento unificador. Posteriormente toma fuerza la clase media, que con la creación de colleges y nuevas universidades británicas, acabará paulatinamente accediendo a estudios medios y superiores, aunando de nuevo juego y aprendizaje.

estudiantes ingleses s.XIX

9. estudiantes ingleses jugando a la pelota (s. XIX)

Madrid Titanes